2022 - Primera Subida al Calvario - Carnaval

imagen6595
imagen6634

Suben la pata los hermanos Manuel Cano Ruiz y Manuel Gálvez

Momentos de la subida de Carnaval

Crónica del Archivero

PRIMERA SUBIDA AL CALVARIO – CARNAVAL

En Puente Genil, 26 de febrero del año 2022, dejando casi atrás la pandemia mundial sufrida, con la responsabilidad y en la memora todos los fallecidos por COVID, subiremos los Ataos hacia el Calvario para rendir pleitesía a nuestro querido Patrón Jesús Nazareno.

Adelantando la salida del cuartel para evitar posibles aglomeraciones, los hermanos de la Corporación fueron llegando con puntualidad, ávidos de noche cuaresmal y prestos a disfrutar del primer sábado y subida al Calvario.

En torno a las 20:45 horas, ya se contemplaban los primeros abrazos aún arropados por la inseparable mascarilla quirúrgica; la cual no evitaba que las emociones y sensaciones se trasladara de hermano a hermano después de este tiempo tan oscuro.

El hermano presidente, Pepe Gómez, una vez ubicados todos en mesa, dio la bienvenida a hermanos e invitados, regalándonos unas palabras cargadas de esperanza hacia el futuro y de responsabilidad ahora en el presente.

Rogó que durante el desfile fuéramos todos con las mascarillas correctamente colocadas e intentando no ir muy apretujados en las filas.

Las tapas entrantes se fundieron con tertulias mananteras y rápidamente se hacía el sorteo de la subida de nuestro gallo al que tanto hemos añorado los hermanos que gustaron de subir y bajar con nuestro símbolo y estandarte. Fueron atendidos por Miguel Ángel Morales, que realizó con sorteo con presteza y velocidad, situándonos a las puertas de la primera subida, entre saetas cuarteleras y mucha conversación. Era ahora la noche climatológicamente hablando, la que amenazaba con una mojada, que bien vendría debido a la sequía que azota nuestro país en este año.

Tras varias llamadas y comprobaciones, el ejercito azabache inundaba la Plazuela de Lara para conquistar por primera vez en la cuaresma, la portada del Santuario de nuestro “Terrible” y su Madre María.

En esta ocasión eran los hermanos de las Virtudes Morales los que cerraban filas en torno a nuestro desfile, concretamente los hermanos “Cómicos”, Manolo, Rafa y Emilio; acompañados del “Trompa” y su alpatana Juanan que compartieron mesa-desfile y noche con la Corporación como ya viene siendo tradicional.

El hermano Sergio Serrano, fue el encargado de enviarnos hasta la Concepción, portando a nuestro querido Gallo. Como si el tiempo hubiese transcurrido rápido y mágico, arribamos a nuestra sede canónica de la Concepción, donde entonamos los primeros cánticos mananteros en honor a nuestra Titular, María Santísima de la Guía, esperando la subida de nuestros hermanos del Imperio Romano.

Una vez pasados estos y cumpliendo con el saludo entre Gallo (Ataos) y Bandera-Capitán (Imperio Romano). La demora fue rápida y sin más intervención, marchando todos hacía nuestra meta, sin paradas y con cambio de Gallo en marcha, pronto nos encontrábamos a las platas de Jesús, arropados por nuestros hermanos músicos, entonando nuestro “Barrabas”. Comentábamos los hermanos, que pareciera que no ocurría ya nada, pues la Plaza estaba llena de pontan@s, ávidos de Cuaresma.

Tras el miserere y Stábat Mater, iniciamos la bajada, no sin antes haber disfrutado de estos momentos en el pórtico tan añorados y deseosos, por todos los mananteros.

La Bajada también fue rápida pese al despiste de alguien que metió su coche, frente al desfile, pero la cosa se solucionó rápidamente y bajamos hasta calle Horno, sin parar en Veracruz, para allí entonar las “Alondras” e iniciar nuestra marcha lenta.

Resultó emotiva la bajada hasta la Plazuela, dedicándola a nuestra hermana Carmela Jiménez que al paso por su domicilio, nos saludó tímidamente desde su ventana, todos esperamos que pronto se recupere totalmente.

Sonó de nuevo “Barrabas” y nos adentramos en el cuartel para vivir la cena y la retirada de la primera pata a nuestra Vieja Cuaresmera.

En medio de u nutrido grupo de hermanos que ocuparon la planta baja, todos ellos encabezados por nuestro decano (Manuel Gálvez Silva), se entonaron numerosas cuarteleras y cánticos típicos de nuestra Corporación en un magnífico ambiente manantero.

Ya en mesa, todos los hermanos, se inició la cena, felicitando el presidente por el desfile, cargado de responsabilidad y buen hacer, según las normas establecidas.

Durante la cena, entre el ambiente y las ganas de cuartel, se sucedieron las saetas y cuarteleras y alguna que otra intervención como la ya tradicional del hermano “Trompa” de las Virtudes para agradecernos nuestra acogida un año más.

Ya, a los postres el hermano presidente invitó a los hermanos Manuel Cano Ruíz (Michel) y Manuel Galvez (Lobo) a levantar la primera pata, dedicándosela ambos por su buen hacer y sus constantes desvelos en bien de nuestra corporación.

Seguidamente nos dedicaron unas palabras los dos, agradeciendo el detalle del presidente y de la Directiva.

La música hizo de nuevo su presencia para realizar el último desfile de la noche, en honor a los hermanos que han recibido la primera pata…… (la de carnaval).

La noche transcurrió hasta altas horas de la madrugada, … el primer pilar se ha puesto, sigamos mirando al frente.

Francisco José Membiela Prieto Archivero de la Corporación

Google Photo
Google Photo
Google Photo
Google Photo
Google Photo
Google Photo
Google Photo
Google Photo
Google Photo
Google Photo
Google Photo
Google Photo

Vuelta a la normalidad - Ataos y Romanos